Actividades

lunes, 14 de noviembre de 2016

Paraleyrodes minei. Una golondrina no hace un verano...

La semana pasada Aguilera publicó un post en el que anunciaba la aparición de otra mosca blanca en pimiento, concretamente Paraleyrodes minei. Con lo que los agricultores y técnicos almerienses sufrimos cada año para controlar a la mosca blanca del tabaco (nuestro archienemigo Bemisia tabaci) es normal que a más de uno se le hayan abierto las carnes con la noticia; pero lo cierto es que esta especie ni es tan nueva ni en principio parece tan peligrosa... De hecho, ya fue observada en cultivos de pimiento en el Poniente en el año 2008 y presentada en una de las Jornadas de Transferencia de la Fundación Cajamar, junto con otras plagas que aparecieron aquel año y que rápidamente cobraron gran importancia. Sin ir más lejos, en aquellas charlas se habló por primera vez de la cochinilla algodonosa de las solanáceas –la Phenacoccus solani que nos trajo por la calle de la amargura antes de la aparición del Movento– y de una mosca entonces desconocida que luego resulto ser nada más y nada menos que Atherigona orientalis.  El caso es que ocho años después vuelvo a saber de esta mosca blanca (y estoy seguro que entre medias algún otro caso habrá pasado desapercibido) así que no está de más rescatar algunas fotos de mi archivo y describirla con más profundidad; a fin de cuentas, siempre es útil conocer a uno de nuestros enemigos, aunque a primera vista no parezca demasiado peligroso.
Paraleirodes minei está considerada como una plaga menor en cítricos, aunque también aparece en otros frutales y, como hemos podido comprobar, en cultivos de pimiento. En vez de aparecer con una distribución general –como las moscas blancas a las que estamos acostumbrados– desarrolla colonias dispersas por el cultivo, presentando una distribución similar a la de los pulgones. Como podéis ver en la primera imagen, a primera vista es fácil confundir sus colonias con un ataque fúngico (siempre me la han descrito como "una ceniza rara") Sin embargo, una observación más detallada de las hojas delatará la presencia en ellas de una típica mosca blanca; eso sí, de mayor tamaño que Bemisia tabaci y mucho menos activa.
Las estructuras filamentosas de color blanco –que pueden confundirse fácilmente con el micelio de un oidio– son en realidad unas enormes quetas o pelos que presentan las pupas de las moscas blancas filamentosas. Como podéis ver en la primera foto de la segunda imagen, las ninfas más jóvenes de Paraleyrodes minei no tienen pelos, aunque si una corona lateral de pequeñas quetas muy marcadas; sin embargo las ninfas avanzadas van desarrollando una serie de enormes quetas blancas que llegan a rodear totalmente a la pupa (para tomar la quinta foto tuve que romper la capa de quetas que la cubría) Cuando emerge el adulto rompe la parte central de esta cubierta, quedando el exuvio rodeado de fragmentos de blancas quetas que recuerdan vagamente al nido de un pájaro.
Como podéis ver en la última imagen, es habitual que las hembras adultas aprovechen estos exuvios para que sus huevos estén más protegidos. Pero en realidad esta especie, como cualquier otra mosca blanca decente, coloca sus huevos cubiertos de una pelusa de escamas céreas segregadas por la propia hembra (las mismas que cubren el cuerpo del adulto) muy abundante en puestas de hembras jóvenes y casi inexistente en las realizadas por hembras al final de su vida. Los huevos están sujetos a la superficie vegetal por un pequeño filamento, que es detalle muy característico de esta especie.
A pesar de que no se conocen insectos auxiliares contra esta especie, personalmente creo que no tendremos problemas graves con esta mosca blanca en nuestros pimientos con control integrado... Sinceramente creo que jamás pasará de simple anécdota; como dice el refrán: "una golondrina no hace un verano".

4 comentarios:

  1. Me alegro de que vuelvas a estar con "ganas" ...

    ResponderEliminar
  2. Enhorabuena maestro. A ver cuando uno de balances de hormona; crecimiento floración y partenocarpia en pimiento. Un saludo. Lorenzo

    ResponderEliminar
  3. Buenas, he estado una temporada desaparecido. Como os va por esos lares?

    ResponderEliminar
  4. Dioxido de cloro?? -... como fungicida de aplicacion foliar??

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...