Actividades

lunes, 22 de diciembre de 2014

Saltamontes berenjeneros

La semana pasada me acerque con un colega técnico a un invernadero de berenjenas en control integrado, situado muy, muy cerca del Parador de la Hortichuelas, junto a una de las pocas manchas de vegetación litoral que quedan en la costa del Poniente Almeriense -fuera del Paraje Natural Punta-Entinas Sabinar-. En las plantas de berenjena habían aparecido marcas evidentes de la alimentación de algún herbívoro junto con excrementos alargados sobre las hojas; incluso algunas hojas habían sido devoradas casi por completo -como podéis ver en la primera imagen-. A pesar de no haber visto ni esos síntomas ni esos rastros nunca, no había ninguna duda de quienes eran los responsables; nada más entrar en la finca algunos adultos de saltamontes brincaban al sentir la vibración de nuestros pasos y era relativamente fácil descubrir sobre las plantas a otros adultos alimentándose de ellas. Las berenjenas habían sido atacadas por la plaga agrícola más antigua de todas las que ha sufrido la humanidad, la única citada en la biblia y la que ha pasado al imaginario colectivo como una de las peores pesadillas del hombre.
Los saltamontes forman parte del orden Orthoptera, uno de los más extensos de los insectos y un gran desconocido para mí que -como técnico agrícola especializado en hortícolas- suelo centrarme más en los ordenes Hemiptera (chinches, moscas blancas, pulgones) y Lepidoptera (mariposas y polillas). Los ortópteros se dividen en dos grandes grupos, los grillos (suborden Ensifera) y los saltamontes (suborden Caelifera), que pueden diferenciarse fácilmente por algunos detalles, siendo el más fácil que los grillos tienen unas antenas muy largas -casi tan largas como su cuerpo- mientras los saltamontes tienen las antenas mucho más cortas. Son insectos hemimetábolos -sin metamorfosis completa- en los que las ninfas se parecen mucho a los adultos. Tienen un aparato bucal masticador -muy primitivo,pero enormemente eficaz- y la mayoría son herbívoros, porque -aunque parezca mentira- también hay especies depredadoras. La reproducción es sexual, y los huevos se depositan agrupados e inmersos en una espuma que se solidifica en contacto con el aire formando una ooteca. El gregarismo es algo muy habitual en la mayoría de las especies, llegando al máximo en algunas langostas que en su forma migratoria se agrupan en nubes de millones de individuos que se desplazan al unisono arrasando toda la vegetación de las zonas por donde pasan.
Pero antes de asustarnos habrá que identificar al saltamontes berenjenero, y -siguiendo estas claves dicotómicas de los ortópteros almerienses- yo diría que el susodicho pertenece al género Heteracris, y que muy probablemente se trate de Heteracris littoralis, un celífero de la familia Acrididae (con mi pobre experiencia en este orden, hubiera necesitado encontrar a un macho para poder estar completamente seguro). Si estoy en lo cierto, en principio no se trata de una especie peligrosa para los cultivos; H. littoralis es un habitante típico de las áreas litorales de todo el Mediterráneo y era muy común en España, pero la destrucción de los hábitats del litoral español -propiciada por años de burbuja inmobiliaria- le ha convertido en una especie en retroceso, y casi en peligro. Dado que solo devora las hojas, sin afectar a flores ni a frutos, no resulta ningún problema en un cultivo como la berenjena, donde los deshojados son habituales. En áreas mas secas del Mediterráneo parece que si puede afectar a algunos cultivos, sobre todo leguminosas pratenses, y en la web se pueden encontrar algunos trabajos en Egipto sobre como controlar a esta especie con insecticidas biológicos de bajo impacto (Neem y polvo de diatomeas)
Otras especies de ortópteros habituales de Almería si pueden dar problemas más serios, en especial la llamada langosta marroquí (Dociostaurus maroccanus) que ha causado historicamente problemas graves en algunas zonas de España (ver aquí y aquí), y de la que incluso tuvimos un brote en el Poniente no hace mucho (ver aquí); así que nunca hay que bajar la guardia con las plagas bíblicas.

7 comentarios:

  1. Hola tengo un cacao con si los cristalinos tienen algun beneficio sobre los abonos simples ,unos dicen que si otros que no,asi que me gustaria alguna respuesta von base cientifica no suposiciones.
    Yo lo que si veo que por ejemplo el 13-40-13 lleva microelementos incorporados y pone que no lleva nada de cloro.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De ese tema se ha hablado ya muchas veces...

      Los cristalinos son simplemente mezclas de abonos, y pueden conseguirse las mismas relaciones N-P-K con mezclas apropiadas de los abonos convencionales. Muchisimos abonos cristalinos llevan cloro -porque el cloruro potásico es la fuente más barata de potasio- y urea -porque la urea es la fuente más barata de nitrógeno-; es más, según la legislación española los fabricantes de abono no tienen por que especificar si un abono lleva cloro. En cambio, pueden poner "exento de cloruros" en la etiqueta si el abono lleva menos de un 2% de cloro.

      Una vez disueltos en agua los iones de los abonos cristalinos son EXACTAMENTE IGUALES que los iones de cualquier abono; NO HAY NINGUNA DIFERENCIA.

      Total, que hay cristalinos mejores y peores, y que el utilizarlos es simplemente cuestión de comodidad. Personalmente, a mi me parece un desperdicio disponer de un ordenador de riego y utilizar cristalinos, pero no es ningún disparate utilizarlos si solo se dispone de una abonadora y no se quiere andar pesando o contando cubillos.

      En cuanto a lo que se dice por ahí de que los cristalinos son más facilmente absorbIdos por las plantas, es una afirmación -por llamarlo de alguna manera- sin ninguna base científica.

      Eliminar
  2. Que eche un puñado de gallinas con pollos .....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas no fallan... y además ponen huevos (jejejeje)

      Eliminar
  3. Los agricultores tenemos dos plagas fuertes que no podemos controlar, una, los compradores, dos, los peritos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo me decía un agricultor viejo que llevaba yo hace diez años por la zona de Balerma... Se ponía muy serio, me miraba fijamente a los ojos y me decía: "Este campo tiene tres plagas: la mosca blanca, los ladrillos y los peritos"

      Alegrate compañero, que con la crisis ya solo vamos quedando dos (jejejeje)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...