Actividades

viernes, 25 de febrero de 2011

La danza de las abejas

Ya se va acercando la hora de meter las colmenas en los melones y sandías más tempranos, así que a partir de ahora tendremos un ojo en las flores y otro en el cielo. Con tiempo lluvioso ningún insecto está activo; todos respiran por la piel y si se mojan demasiado se ahogan. Con cielos nublados las abejas no trabajan, pero los abejorros sí campean. Todo el mundo sabe que esto es así, pero el motivo no es tan conocido.

Las reinas de abejorro común (Bombus terrestris) forman pequeñas colonias de unos 400 individuos. Cada abejorro campea por separado sin comunicarse con sus hermanas de la colmena. Mientras trabaja tiende a repetir la misma ruta, visitando cada día las mismas plantas mientras tengan polen y néctar (a esto le llaman constancia floral) Llegan a recorrer hasta 5 Km en sus campeos (se han registrado campeos de hasta 13), y se orientan memorizando formas que les sirven de referencia (como haríamos nosotros en una ciudad, memorizando edificios, plazas o -en mi caso- bares) Por eso los abejorros no necesitan del sol para trabajar. Eso sí, no les gustan los ambientes humanizados (parece que no recuerdan bien las formas simétricas ni las líneas rectas) y en nuestros campos de invernaderos no suelen alejarse demasiado de su casa.

Sin embargo, la abeja común (Apis mellifera) forma colonias muchísimo más grandes (de hasta 80.000 individuos) y se comunican entre si para campear. Unas pocas abejas –las exploradoras– salen a primera hora de la colmena en busca de fuentes de comida. Cuando descubren algo que consideran interesante regresan a la colmena y dicen a las otras abejas donde deben de ir a cogerlo ¿Cómo?... Pues, aunque parezca mentira, bailando. La danza de las abejas se explica muy bien (y en español) en el video que he colgado, pero por si acaso, después va un resumen.

video

Cuando una abeja exploradora descubre una fuente de alimento y regresa a la colmena primero regurgita un poco de comida (para que las demás puedan probar el género) y después comienza a bailar. Si las flores están a menos de 100 metros de la colmena será un baile circular y las abejas interesadas comenzarán a volar en espiral alrededor de la colmena hasta encontrar el alimento. Si las flores están a más de 100 metros será un baile agitado con una forma parecida a un 8 (podéis verlo en vivo –y en guiri– aquí) El ángulo que forma la parte recta de este movimiento con el eje del panal coincide con el ángulo que forman el sol y la dirección en la que está la comida. Además la abeja exploradora hará vibrar su cuerpo mientras baila y el número de vibraciones indicará a las demás abejas la distancia al alimento (normalmente hasta un radio de unos 3 Km) Aunque es más evidente en este último caso, está claro que las abejas se orientan por la posición del sol y necesitan saber donde está para encontrar la comida y regresar a su colmena. Por tanto, si el día está nublado no salen (si ha estado nublado a primera hora tampoco saldrán muchas abejas) porque en la colmena no habrá exploradoras bailando.

Pero hay algo mucho más curioso y que indica lo importante que es el sol para las abejas. Las exploradoras bailan durante horas en el interior de la colmena comunicando a cientos de obreras la dirección y la distancia a la que está su comida, pero varían la inclinación de su danza 4º hacia la derecha cada minuto, exactamente lo mismo que se mueve el sol hacia el oeste. O sea, compensan el movimiento del sol… ¡Las exploradoras saben en todo momento donde está el sol aunque no lo vean!

La danza de las abejas ya fue descrita por Aristóteles en el siglo IV antes de Cristo, pero no fue hasta el siglo XX cuando el biólogo alemán Karl R. von Frisch descubrió su significado. Puede parecer algo simple, pero fue una auténtica revolución en el estudio del comportamiento de los insectos, tan importante que le fue concedido el Premio Nobel de Fisiología o Medicina en el año 1973.

10 comentarios:

  1. muy bueno el articulo entomofilico, ¿alguien ha cuajado los melones o sandias con abejorros?

    ResponderEliminar
  2. Impresionante Entomofílico, entonces eso quiere decir que no tienen memoria de un día para otro. Sin embargo cuando tienes un agujero abierto en la banda, las esploradoras todos los días dan con él para que se llene el invernadero de abejas y éstas recuerdan por dónde tienen que entrar y salir. Curioso ...

    ResponderEliminar
  3. Estaría bien un articulo de como mantener en buen estado las colmenas dentro del invernadero para que el trabajo de las abejas sea mas eficiente.

    ResponderEliminar
  4. Fascinante el mundo de las abejas!. Hay una frase atribuída a Einstein que dice "si las abejas desaparecieran al hombre le quedaría 4 años" por lo de la cadena alimenticia. Aunque yo lo dudo, quién le iba a decir a él que en pleno invierno en Europa en el siglo XX te podías comer una ensalada de tomate y pepino, o hacerte un gazpacho o un pisto o unos calabacines o berenjenas rellenas. Pero lo que está claro es que las abejas están desapareciendo a pasos de gigante: pesticidas, talas de árboles, calentamiento global?...etc, y la calidad de la miel también está en tela de juicio.
    Siempre me he preguntado por qué no se equivocan las abejas de colmena, ya que tal error le costaría la muerte, y parece ser que cada abeja reina segrega feromonas con su propio olor carcterístico que las diferencia de las otras y sus abejas lo reconocen cuando se aproximan a la colmena, también reconocen los colores, y algunos apicultores las colorean diferenciándolas.
    Yo llevo utilizando pocos años colmenas en los calabacines, y me encantan observar a las abejas, cómo trabajan y éstos días de sol están a tope, pero llevo varios días que no salgo de mi asombro, después de haberme quedado hace más de 2 semanas sin flores masculinas (polen), y las que ya están abriendo con muy poco polen apenas, observo que las abejas son atraídas por el polvillo del oidio, se posan en la hoja de oidio y en el envés las veo como las obreras depositan en sus par de patas traseras las micropartículas del hongo, lo que debería ser el néctar del polen. Eso no debe ser bueno para la colmena por lo que he decidio abrir la malla de los laterales del invernadero para que salgan al exterior a buscar polen mientras no mejore el polen del calabacín. No he encontrado información al respecto.
    Salu2.

    ResponderEliminar
  5. ¿Quién ha dicho que no tengan memoria VIÑALARGA? Parece ser que, además del baile, tiene mucha importancia el olor de la fuente de alimento. El baile informa de la distancia y la dirección, lo que les sirve a las abejas obreras para calcular cuanta miel tienen que "repostar", ya que tienen que llevar sus "depositos" lo más vacios posible para acarrear el máximo de nectar hasta la colmena.
    Poco se sabe de cómo y por qué las exploradoras llegan a serlo. Pero si se sabe que las abejas aprenden los olores del polen (y néctar) y los relacionan con los patrones de colores de las distintas flores. Así que buscan la fuente de alimento que conocen, porque tienen aprendido su olor y el color de la flor que la produce (aprovecho para aclarar que su visión es muy diferente a la nuestra, así que lo que para nosotros son flores muy paracidas pueden ser muy distintas a la vista de las abejas y viceversa).
    Además ten en cuenta que en un invernadero, tanto el cultivo como las plantas silvestres que hay cerca están a menos de 100 metros, así que la que busque la flor del cultivo lo tiene fácil y la que busque la flora silvestre lo tiene más complicado, pero ambas obreras van a dar vueltas hasta encontrar el patrón que tienen aprendido.
    Además las obreras comienzan a pecorear (es asi como los cientificos llaman a campear) a los 21 días de vida (antes se dedican a cuidar larvas, construir panales, refrigerar la colmena o guardar las entradas) La información de las obreras (y por tanto su aprendizaje) es distinto si han salido a buscar nectar antes de estar la colmena en el invernadero o han empezado a buscarlo bajo el plástico.
    De todas maneras si las colmenas están "bien de ganao" hay abejas de sobra para cuajar nuestros melones, los del vecino y todas las hierbas del baldio (jejejeje)
    Y si Mje, son las feromonas segregadas por la reina las que mantienen unida la colonia. Cuando la reina muere o deja de poner huevos (y es asesinada por sus propias obreras); las obreras alimentan a algunas larvas con jalea real para que se conviertan en reinas. La primera que nace mata a las demás (si nacen varias pelearan hasta que sólo sobreviva una) y despues de aparearse segregará su olor caractéristico. Sin embargo, en algunas colmenas (menos del 10%) hay dos reinas y no se sabe porqué.
    La verdad es que las abejas, a pesar de estar domesticadas desde hace milenios, son aún todo un misterio...
    Lo del oidio es la primera vez que lo oigo. Otro misterio más.

    ResponderEliminar
  6. Coño con entomofilico, que maquina.

    ResponderEliminar
  7. Olé!!!. (lo de su nombre no es un mero capricho)

    ResponderEliminar
  8. No es pa' tanto, de verdad que no es pa' tanto... Yo sólo aprendo de los verdaderos máquinas que hay por esos mundos de dios.
    Eso sí, la verdad es que mi novia me dice que me entiendo mejor con los bichos de seis patas que con los de dos (jejejejeje)

    ResponderEliminar
  9. El artículo artículo es impresionante. Entomofílico sigues en tu linea.

    Una cuestión, hay muchos agricultores que dejan pequeños depósitos de agua (Ej: Un bidón partido por la mitad horizontal lleno de agua y con un trozo de madera flotando) por todo el invernadero... yo he visto muchas abejas acudiendo a beber agua. Por otro lado, hay agricultores que dicen que no es necesario hacerlo. ¿Cuál es la mejor opción?

    ResponderEliminar
  10. Keynesiano, las colmenas necesitan mucha agua principalmente por dos motivos:
    1.- Mantener la temperatura de la colmena constante refrigerando los panales para que no se derritan (dejando que se evapore agua sobre ellos) Es lógico si pensamos que los panales son de cera (que se derrite con el calor) y en las celdas del panal se guarda la comida (la miel) y la descendencia (las larvas)
    2.- Además la miel no es otra cosa que nectar floral diluido en agua, así que las abejas tienen que buscar agua para fabricar su comida.
    Se calcula que una colmena necesita varios litros al día en pleno verano (o en el invernadero) Por eso hay obreras aguadoras que pasan su vida recolectando agua para la colmena (a 0,025 cc de agua por viaje y unos 50 viajes al día) O sea que las abejas no beben agua, pero la colmena necesita agua y las obreras aguadoras la buscaran se la pongas en el invernadero o no, aunque mueran en el intento.
    Evidentemente las obreras pecoreadoras (las que recojen nectar y cuajan nuestros frutos) trabajarán pongas o no agua en el invernadero, pero la colmena sufrirá lo suyo si las aguadoras no encuentran agua.
    Resumiendo, que si te caen bien las abejas y el colmenero ponles agua, te lo agradeceran (por lo menos el colmenero) Los melones cuajaran la pongas o no.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...